79. Criminal

2015-07-28_14.33.04

10870 km – Bishkek – Issykul – Songkul – Kazarman – Jalabad – Osh

Con el visado de China listo me marcho de Bishkek. A mi izquierda veo las montañas del país vecino, Kazajastán. Me habían hablado mal de esta carretera. Peligrosa y sin encanto. No me lo parece. La ascensión hasta el lago Issyk kul es de unos mil metros pero de forma muy suave. El escenario es cambiante. Montañas áridas, valles verdes y grandes bloques de piedra que se alzan a cada lado de la carretera. Tardo dos días en alcanzar el Este del lago y acampo en una zona de dunas detrás de una estación de trenes de mercaderías.
Tras una breve visita a Issyk kul y cargar las alforjas con agua y víveres cambio de rumbo hacia el sur. Hacia el interior de Kirguistán. La carretera sube por tierras desérticas con montañas sin vegetación. Llego al lago de la reserva de Orto Tokoy, una maravilla. Por las arrugadas montañas que rodean el lago y porque no hay nadie. Tan sólo un grupo de camellos me sorprende en la carretera cuando me voy. El paisaje cambia de nuevo y entro en un valle verde y fresco donde acampo.
A la mañana siguiente me encuentro con dos chicas suizas que han venido un par de semanas a pedalear por el país, Miriam y Bárbara. De casualidad mientras charlamos llega un grupo de cuatro chicos también en bici. Claudio y Ken, franceses. Nicola, sueco. Nikita, ruso. Se conocieron ayer haciendo ruta. Todos vamos hacia el lago de Song kul así que formamos un pelotón. Llega el desvío hacia el lago y acaba el asfalto. Unas rampas inesperadas me hacen sudar pero eso es sólo la punta del iceberg. Al siguiente día y después de unos 40 kms llegamos al primer paso de montaña. La subida es criminal. En 15 kms se supera un desnivel de más de mil metros pero lo más duro es el estado del camino. Piedras, baches, bancos de arena…Tengo que empujar la bici en muchos tramos hasta que doy con la cima del paso, 3450 mts. No hay árboles y el aire es frío. Enormes bloques de nieve se mantienen unidos resistiéndose al calor del verano. El descenso nos conduce hasta Issy Kul, un lago alpino a 3000mts. Yurtas de familias nómadas en medio de planicies kilométricas. Niños cabalgando al galope enormes caballos. Rebaños de ovejas. El camino es llano pero se enrudece. Un constante traqueteo afloja los tornillos y pone a prueba las ruedas de mi bicicleta sin suspensión y cargada hasta los topes. Pasada la noche los franceses y Nikita marchan temprano mientras Ramona, Miriam, Nicola y yo desayunamos. Después de darle al pedal una hora paramos donde unos niños que han salido de las yurtas corriendo y chillando a grito pelao: “Turist,Turist!” Tienen caballos y una oveja en el puchero. En el interior de la yurta envuelta en pieles el ambiente está cargado. En esa redonda cabaña de escasos 15 metros cuadrados viven los siete miembros de la familia. Cocinar, comer y dormir en su interior y las demás actividades al aire libre. Nos dan caldo, grasa e intestino del cordero que están cocinado. Panecillos aceitosos y algo parecido a la mantequilla para untar. Les damos el dinero que nos parece ya que nos quieren invitar.
Las piernas todavía están resentidas del paso de ayer, por eso paramos a orillas del lago para montar las tiendas y pasar la tarde. Una nube de dóciles pero cansinos insectos nos rodean hasta que a media tarde se gira el tiempo. En una hora la camiseta ha dejado paso al anorak. Frío, viento y lluvia.
A la mañana me despido de  Song Kul con un baño matutino y de las chicas con tres besos como hacen en Suiza. Nikola y yo bordeamos el lago por el sureste. Nos despedimos con una pequeña pero intensa subida que nos regala unas fascinantes vistas de las montañas. Es entonces que soy consciente de lo altos que estamos, al ver todas esas cimas a la misma altura en la que me encuentro yo. Nos pasamos el día bajando. Clavando freno porque a la que te embalas te comes alguna piedra. En Jani Talap reponemos alimentos en las tiendas del pueblo y acampamos junto a un canal de riego en unos campos de cultivo. La brisa es agradable y huele a verde.
Con las pilas cargadas salimos. Según el gps vamos campo a través y la altura de la maleza cada vez le da más la razón. De pronto el suelo está seco, sin vida. Piedras y polvo en el camino. Montañas con pequeños arbustos resecos. Del traqueteo se rompe un radio de la rueda trasera. Es un sube y baja constante. Las nubes no dejan pasar la luz del Sol pero sí su calor. A los 50 kms topamos con el paso de Karako Asasu de 2800 mts y estamos a 1750 mts. Es impactante ver hasta donde sube el camino desde la base de la montaña, impactante y acojonate. El camino hace zigazagas. Sopla un viento muy fuerte que hacia el este me empuja y hacia el oeste me frena. Lo más suave que hago es mentarle a la madre. Sin bajar de la bici llegamos a la cima. Nos refugiamos de la lluvia en un vagón de tren reformado como vivienda. Una familia nos ofrece té y nosotros les damos unos dulces a los niños. Dormimos pasada la cima en un pequeño rellano que hay a un lado del camino, entre montañas.
El siguiente día resulta el más agotador. El tacataca constante, el sofocante sol, la sequedad del ambiente, el polvoriento camino y un incesante sube y baja… Bienvenidos a Kirguistán! Tres pinchazos más tarde topamos con un pueblo y en su única tienda sólo tienen alcohol y caramelos. Los niños nos acompañan hasta la fuente de agua y nos rellenan las botellas. Acampamos a las afueras.
Nos despertamos con más optimismo ya que a 40 kms está el pueblo de Kazarman y hemos oído que tienen hasta restaurante. Arriba hasta los 2600 mts, luego una larga bajada hasta los 1600 mts, cruzar el río Naryn y pedalear en llano. Cuesta de creer que sea llano. El centro del pueblo es un semicírculo. Sus radios son bloques de viviendas en precarias condiciones de legado soviético. Disfrutamos de una merecida comida, cargamos los aparatos eléctricos y nos relajamos junto al aire acondicionado. Al atardecer salimos del pueblo y pedimos permiso a un campesino para poner las tiendas en sus dominios.
El último paso antes de volver a el asfalto nos espera. Nicola quiere hacerlo de una tirada así que nos despedimos. Son 60 km sin parar de subir, en los últimos 25 kms llegas a los 3200 mts empezando a 1600 mts. Al llegar a los 3000 mts paro y me dejo el resto para el desayuno. La noche es fría y silenciosa. El cielo plagado de estrellas. Duermo de un tirón.
Una tenue neblina que hace fruncir el ceño me da los buenos días. Llego al paso dejando grandes placas de nieve detrás de mi y empieza el descenso. Es un auténtico camino de cabras. Dos horas después llego abajo y sigo un río. Pero lo sigo desde las colinas, arriba y abajo, arriba y abajo. Un subidón de adrenalina me invade al pisar asfalto pero dura poco, unos centenares de metros y otra vez mi querido camino pedregoso. 15 kms después vuelve la carretera y esta vez sin sorpresas.
Por la mañana, motivado por haber acabado con el tembleque continuo de la última semana pedaleo con energía. Estoy deshaciendo camino por el que pasé hace un mes cuando iba hacia Bishkek. Sube y baja, rampas de 12×100 pero en asfalto. Hago 115 kms y me paro a dormir en un campo con manzanos. Qué fácil parece todo. Buena carretera, sitios donde comprar comida y agua, árboles que dan sombra…
Después de dos semanas de ruta continua y 870 kms en su mayoría por caminos tremebundos llego a nuevamente a Osh. Varios pinchazos, un radio roto, dos tornillos perdidos, un freno fuera de sitio y hasta arriba de polvo. Un balance muy positivo viendo por donde he metido a la pobre. Tengo China a tiro de piedra, a tres o cuatro días. Antes descansaré unos días en la ciudad.

2015-07-28_12.18.262015-07-28_12.23.522015-07-28_12.32.582015-07-28_12.34.452015-07-28_12.36.142015-07-28_12.30.552015-07-28_12.38.582015-07-28_12.39.432015-07-28_12.37.362015-07-28_12.45.112015-07-28_12.47.402015-07-28_12.50.492015-07-28_12.56.102015-07-28_14.34.552015-07-28_14.38.092015-07-28_14.35.202015-07-28_14.49.012015-07-28_15.08.172015-07-28_15.08.512015-07-28_15.11.112015-07-28_14.58.192015-07-28_15.18.53

Posted from Kashgar-Kyshtak, Osh Province, Kyrgyzstan.

6 Comments on “79. Criminal

  1. GERMAN, MADRE MIA K AVENTURA POR ESAS MONTAÑAS ,AHORA YA CHINA A VER K TAL PARECE K NO SON MUY HOSPITALARIOS ,POR CIERTO LAS FOTOS SON PRECIOSAS ME ENCANTAN,,,UN BESO

  2. Hola German, que fotos tan espectaculares y menudas subidas .
    Animo que ya estas en CHINA.

  3. Tío, es increíble!!!! Me das una envidia… Aquí en Sant Feliu se te echa de menitos EH? Un besooooooo!!!

  4. Vinga, German, que ja ho tens aprop aixo !!!
    Super-Aventura per poder estar orgullos i explicar batalletes tota la resta de la vida !!
    Veure mon sobre dues rodes, poc a poc i amb l’esforç personal ha de ser ona passada…
    Una abraçada molt forta, t’envio un munt d’energia des de la distancia !!!

  5. Buena entrada! Suscribo todo lo dicho…, aunque lo hiciéramos en sentido contrario, Vaya camino de las… pero Song Kul mereció la pena. Que te vaya bien en China, nosotros volamos el sábado próximo a India

  6. Ese Germán!!! Eres un campeón tío!! Prometo ponerme en forma para estar preparado para la próxima aventura!! Un abrazo inmenso tete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.