77. Agua mala

2015-07-05_13.31.11

9300 km . Osh

Algo no anda bien. Me despierto con mareos y al tratar de incorporarme noto dolor en el estómago. No debí beber de aquella fuente. Pozos de más de veinte metros sí. Pero como lo podía yo saber. Me despido del hombre esforzándome por sonreír. Son las seis de la mañana y estoy a 50 kms de Kirguistán. Tardo todo un día en llegar a la frontera. Por el camino me debo obligado a parar y estirarme debajo de un árbol, caseta e incluso en la cuneta del intenso dolor de estómago. Estamos a 38 grados, tengo la cabeza ardiendo y siento frío en la extremidades. Después de tomarme un sobre de sodio con agua y una siesta de dos horas me despierto sin tembleque en las piernas y con más moral.
Llego a la frontera cuando cae el sol. Cruzo los dedos para que no me pidan los registros. En Uzbekistán debes acudir a un hotel como mínimo una vez cada tres días donde te dan un papel sellado, el registro. La pena por no realizarlo va desde los 50 dólares por registro no realizado hasta la deportación. Es un modo de control usado en tiempos soviéticos que no es posible realizar viajando en bicicleta. En un mes he realizado dos registros. No me piden nada de nada, genial. La frontera entre Uzb y Ks está abierta sólo para turistas, los locales no pueden cruzarla. No hay nadie más que yo. Salgo de Uzbekistán y estoy frente a una verja de metal para entrar en Kirguistán pero no hay nadie. Doy voces y meneo la verja. Nada. Pasado un rato un guardia uzbeco llama a el otro puesto fronterizo y me vienen a abrir. El escenario es desolador. Casas, comercios y cambios de divisas abandonados iluminados con los últimos rayos de sol. La policía fronteriza kirguiza me preguntan porque cruzo tan tarde, si soy un espía. Con esos métodos no se les debe escapar ni uno. Osh es la segunda ciudad más grande del país. No hay edificios altos y la ciudad se extiende por todo el valle y alrededor de la montaña sagrada Sulaim Too. No hay alumbrado público y cuando llego quedan pocos negocios abiertos así que voy siguiendo el haz de luz de mi linterna. Un guardia me ha recomendado un gran hotel en el centro. Como bien me ha dicho al verlo sé que es ése. Un enorme y cuadrado dinosaurio soviético. Son cinco euros la noche. El suelo de la habitación de parquet de madera está levantado y al pisarlo baila bajo los pies. La ducha comunitaria es antigua pero funciona bien y hay agua caliente. Puedo decir que mi día ha mejorado desde esta mañana y mucho.

Paso dos días en Osh descansando y planeando la ruta hacia las montañas. La bici hace algún que otro ruido pero no le doy importancia.

2015-07-08_23.20.362015-07-08_23.19.502015-07-08_23.22.492015-07-07_13.12.112015-07-07_13.13.34

Posted from Kashgar-Kyshtak, Osh Province, Kyrgyzstan.

2 Comments on “77. Agua mala

  1. hola German !!jajaja me ha gustado que te pregunten si eres espia !! donde vamos a ir a parar !!.Como siempre te veo genial y superanimado ..eres la bomba !!Muchos besos.Mj

    • Conocí a otra MJ en kirguistán, Marta Juaniza, americana y firma también con las iniciales.
      Un beso grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.